La roca desnuda

Llegamos desnudos a la tierra
para caminar desnudos,
para sentir desnudos,
para sabernos desnudos.

Y nos escondemos en sigilo
huyendo del pantano y las cascadas,
ocultos de la noche y de sus garras,
callando nuestras heridas y sus gritos.
Vestidos de hielo y de mentiras
vamos por un mundo plagado de espejos,
sin ver los caminos y sin conocer los reflejos
que crecen como el veneno de los tejos.

Yo huyo del metal y la madera
y decido caminar desnudo por la tierra:
con el alma pura del viento puro,
con la desnudada piedra de los ríos,
con la poesía como forma de futuro.

Yo caminaré desnudo por la tierra, 
invisible y transparente
y aunque tú no me veas
llenaré los rincones de poesía. 





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: