¡Pasajeros, saltad del tren!

Somos los pasajeros de un cochambroso tren oxidado, que a pesar de su terrible vejez sigue moviéndose a toda velocidad. [...] ¡Saltemos del tren! Al final siempre ha sido eso, saltar del tren, y hacerlo juntos. Saltemos del tren, que nos aguarda la vida. Saltemos del tren y comencemos a caminar.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑